Existen dos maneras de resolver un contrato de alquiler. En el momento de vencimiento del contrato o bien por resolución anticipada.

En ambos casos hay que considerar que el inmueble debe ser entregado en las mismas condiciones en las que se recibió según lo pactado en el contrato, con los servicios cancelados presentando los certificados de libre deuda en cada caso.

En el caso de que finalice por resolución anticipada es posible hacerlo a partir de los seis meses de iniciado el contrato. En este caso es necesario emitiruna comunicación fehaciente y abonar una multa por indemnización que equivale a un mes y medio de alquiler si se toma la decisión durante el primer año del contrato y a un mes de alquiler si se decide finalizar el contrato durante el segundo año de locación.

Es importante y necesario firmar un recibo de entrega de llaves con la conformidad de la parte locadora y la parte locataria.

Sugerimos también, aunque el Código Civil hoy no lo exige, acordar entre las partes un plazo mínimo de aviso antes de rescindir el contrato, siempre de manera fehaciente.